Nunca pierdas de vista tu motivo

Hace poco tuve uno de esos días inspiradores, esos días que me hacen agradecer todo lo que tengo a mi lado y reafirmar mis razones de por qué debo de mantenerme siempre firme, todo gracias a un niño, mi sobrino.

Es que convivir con un niño te hace aprender más a ti que a él, en qué momento uno permite dejar de asombrarse con cosas tan “simples” como las piedras, la tierra, el polvo, la convivencia con las personas con las que trabajas…

Y te empiezas a concentrar más en dinero, contratos, papeles, que con el tiempo te van borrando tus motivos reales, te van alejando de valores o principios que de niño jamás pensaste romper y empiezas a dejar entrar en tu vida competencia, ego y demás emociones que solo te quitan el goce de las cosas tan increíbles que uno mismo crea.

El dinero es solo un medio y lo que en realidad vale es para qué lo uses, creo que todos tenemos el poder de cambiar nuestro entorno y enseñar y compartir lo poco o mucho que sepamos, dejar de esperar que alguien haga algo al respecto por las situaciones que pasan y hacerlas tu mismo, si quieres un verdadero cambio empieza contigo mismo.

-Daniel Ruiz.

2 thoughts on “Nunca pierdas de vista tu motivo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *